¿Qué es?

Es un tratamiento que se realiza para intentar conservar un diente que de otra manera tendría que ser extraído. Consiste en la eliminación del tejido pulpar (nervio), que está dentro de las raíces dentarias, para mantener el diente y su función masticatoria.

¿Cómo se realiza?

Casi siempre se necesita anestesia local, hacer varias radiografías y acudir varias citas. En nuestra clínica usamos instrumental y aparatología de última generación para que el tratamiento se lo más eficaz y rápido posible para reducir el estrés del sillón dental.

  1. Por medio de una fresa colocada en una turbina se accede a la cámara pulpar.
  2. Se eliminan los tejidos infectados y se limpian y conforman los conductos de las raíces (espacio que ocupa el nervio).
  3. Se rellenan los conductos.
  4. Se coloca un empaste provisional en la corona del diente que una semana más tarde se sustituirá por un empaste definitivo.

Información de interés

  • Tras la endodoncia se puede presentar molestias o dolor ligero los primeros días que habitualmente mejora con un calmante.
  • En algunos casos puede presentar dolor intenso e inflamación de la zona.
  • El diente tratado queda más frágil, se debe evitar masticar cosas duras con él (quicos, huesos de pollo, de aceitunas,…). Por ello en la mayoría de los casos es recomendable colocar una funda/corona para proteger el diente y reducir la posibilidad de fractura.